Ley de atracción

He visto a demasiadas personas ‘golpearse en la vida’ a medida que aprenden sobre la Ley de Atracción y empiezan a aplicarla en sus vidas. ¿Por qué son tan duros consigo mismos? Porque cuando su deseo no se materializa en pocos días, piensan que no lo están haciendo bien o no creen lo suficiente. Ellos tienen la impresión de que para recibir, deben tener 100% de creencia para que  algo suceda, sin duda alguna. Y así tratan de convencerse a sí mismos, y al Universo, de que tienen una creencia absoluta, cuando en su corazón no lo hacen.

¡Aquí hay buenas noticias! Usted no necesita 100% de creencia, sólo el 51% para iniciar el proceso de recibir todos sus objetivos, deseos y esperanzas sobre lo que quieras en la vida, para que esto comience a convertirse en realidad. Basta con creer que es posible que tenga nuevamente lo que ha pedido. Todo lo que necesita hacer es inclinar la balanza ligeramente y comenzará a notar pequeñas (o grandes) pruebas de que su deseo está en camino.

A medida que te quedas en el conjunto mental de la posibilidad, la posibilidad crece en probabilidad. La probabilidad crece en creencia y la creencia crece en certeza. La certeza es lo opuesto a la duda.

Aquí está una historia verdadera que recibí esta semana de una amigo:

“Desde que aprendí sobre la Ley de Atracción, he descubierto que hay momentos en que no puedo ser de la manera que me gustaría ser. Esta semana, me encontré en una situación imposible y me acordé de lo que dijiste: “En lugar de partir de un lugar de certeza, 100% de garantía, empezar con ello es posible”.

Visitamos amigos en otra provinica este fin de semana. En nuestro vuelo de regreso, el tráfico al aeropuerto era tan grande que demoramos mas de lo normal, de hecho perdimos nuestro vuelo por cuatro minutos (llegamos a nuestra puerta-literalmente la puerta más lejana en el aeropuerto- con seis minutos de sobra, pero cierran el avión diez minutos antes de la salida y no lo abren para nadie). Nos pusieron en la lista de espera para el próximo vuelo, que estaba lleno. Cada vuelo después del siguiente estaba lleno, y era importante que volvamos para ir a trabajar el lunes.

No pude creer que íbamos a subir en el siguiente vuelo “en Lista de espera”. Mi esposa seguía asustándose que nos perdimos nuestro vuelo anterior, nos habíamos quedado sin comida para bebés, y mi hijo estaba irritable para una siesta.

No pude creer que íbamos a subir a ese vuelo, pero seguí pensando que “es posible”. Lo siguiente que sé es que una de las azafatas se preocupo por el estado caprichoso de mi hijo y comenzó a charlar con mi esposa, y le dijo: – tenemos literalmente los dos últimos asientos en el avión, y lo arregló para que estuvieran juntos, y con la suerte de ubicarnos del lado de una ventana. (Nuestro hijo se sentó en nuestro regazo.)

Todavía es difícil creer que nosotros pudiéramos subir en ese avión, pero lo mantuve abierto como una posibilidad. Así que tenías razón, sólo tuve que creer un 51%. ”

Piensa en todas las veces que has recibido algo cuando todavía tenías dudas al respecto. ¿Cuál es tu deseo hoy? ¿Alguien más ha recibido lo que desea? Si es así, entonces es posible que usted puede tenerlo también?

Si usted puede creer … Usted lo recibirá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *